Dos sorbitos y nada

Hoy durante todo el día sentí que algo andaba realmente muy mal. No fue por haberme sentado en un asiento empapado en el colectivo hacia Capital. No fue por haberme olvidado la bolsita con los regalos del BAIFFF en el baño y al volver comprobar que no estaba - muy amablemente me regalaron otra-. No fue por haberme quemado la cara con el reflejo del sol en el pavimento. Esas cosas poco tienen que ver con las que realmente salen mal. Detalles, sucesiones de hechos que se cuentan sólo cuando no se tiene nada mejor que decir. Pero no, no era eso. Mi papá dice que cuando sentís angustia en el pecho y no sabés por qué, a veces sólo es aire y se soluciona tomando dos sorbitos de agua. Eso hice. Un sorbito, dos sorbitos, nada. 
Hoy durante todo el día sentí que algo andaba realmente muy mal. Prendí la computadora, leí el diario, lloré un poco. Falleció Galeano.