Diego Cabanas & la historia de Pura Vida


Es miércoles y las puertas de Pura Vida están abiertas de par en par. El exterior colorido, grafiteado, lleno, se mimetiza con el interior colorido, grafiteado, lleno. En el escenario Federico José Moura bandas locales rinden homenaje a Miguel Abuelo. Tocan sus canciones y alguna que otra versión. Saben, que la inspiración no es repetición y que la influencia tampoco. Es el turno de Los Borders y Diego los mira apoyado en una de las columnas, pilar del bar que funciona como recoveco y enmarca la tarima. Escucha. El micrófono tambalea y nadie necesita decir nada. Cual reflejo, camina, lo ataja en el aire y lo acomoda. Vuelve a su posición. Banda tras banda, Diego Cabanas los escucha a todos y hace mucho tiempo.

-Soy de Loberías, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, cerca de Necochea. No me acuerdo bien, pero hace como 15 años que vivo en La Plata. Vine a estudiar, fui un tiempo a la Facultad de Periodismo. Después abrimos Flamingo y me dediqué exclusivamente a trabajar. Sí, 16 años seguro que estoy acá.

-¿Cómo fue abrir Pura Vida?
-Nosotros teníamos Flamingo, o sea, yo trabajaba ahí. No era mío pero habíamos armado la idea y teníamos el proyecto de poner rock and roll. Empecé a trabajar y a tener contacto con las bandas independientes. Los primeros que grababan nos traían el material y nosotros lo pasábamos, bandas de amigos, después empezó a circular más. Fui DJ de Flamingo durante 8 años, pasábamos los primeros demos. Cuando los dueños decidieron cerrar Flamingo, yo me senté a hablar con ellos y les dije que me lo quería quedar. Ahí le cambiamos el nombre e iniciamos la idea de que se arme un lugar para tocar, exclusivo para ese fin. La idea fundamental del proyecto es que el artista no pague para tocar. El Pura en febrero cumple 8 años. Durante los últimos años de Flamingo fue cuando empezamos a tener más contacto con las bandas y artistas independientes, con su material. Ahí se empezó a correr la bola de que los pasábamos. Tampoco había Facebook ni nada, era boca en boca, me acuerdo que teníamos un Fotolog.

-Hay lugares que empiezan con ese concepto y después van mutando hacia algo más genérico con lo que suena en el momento. Esto también suele ser más redituable, o eso dicen.
-Si el lugar abre y no toca una banda no tiene sentido. Para nosotros no es nada, es un lugar vacío. Por más de que esté lleno de gente que venga a bailar, no tiene sentido para nosotros. Sólo se lo encontramos cuando hay un artista en el escenario, si no directamente lo cerramos.

-¿Te acordás de la primera fecha de Pura Vida?
-Me acuerdo que tocó Atmosferia, Los Charlie’s Jackets y me falta una banda, se me fue -risas-. No recuerdo si fue el año pasado o el anterior, Atmosferia se presentó acá y también tocaron los Charlie’s Jackets para recordar esa fecha.

-¿Tenés alguna favorita?
-¿Viste cuando cortás figuritas todas chiquititas y las pegás en una pared? Bueno, siempre tengo esa imagen. Miles de fechas, miles de cosas, miles de caras. Veo a una persona caminando por la calle y digo: “Uh, a este lo conozco de aquel lado, de aquella fecha, de aquella cosa”. Tengo un montón de imágenes que me pasan por la cabeza. Creo que es un recuerdo general y favorito, es todo todo el tiempo que llevamos adelante este lugar.

-¿Tocás algún instrumento?
-No, cero.

-Hay muchos músicos que abren su lugar o hacen su festival también para tocar ¿En tu caso es solamente para los músicos?
-Solamente para los músicos. Estoy debajo del escenario -risas-. Incluso de chico fui manager de dos bandas de mi pueblo así que me he dedicado sólo a eso, a conseguir lugares para tocar y ensayar.

-Hacerlo posible.
-Las figuras importantes son los artistas. Nosotros somos una circunstancia, un espacio que se logró en base a eso, en respetar al artista, quererlo, ser amigo de los tipos. Ese es el lado que por lo menos a mí más me gusta.

-Pura Vida parece un camarín, una sala de ensayo ¿Se dio así o lo plantearon?
-No teníamos un mango cuando abrimos. Fuimos haciendo todo de a poco y nunca paramos. Tampoco cerramos nunca, ningún verano, nada. Los días de semana laburábamos, fuimos haciendo el camarín, el escenario nuevo, después hicimos la radio pero fue así. Ya casi llevamos 10 años, mucho tiempo de trabajo y de apuesta. Apuesta porque recibimos todo el tiempo, si no tuviéramos el apoyo de la gente y de los artistas nada de esto sería posible.

-Además es El lugar hito de rock platense ¿Cómo te sentís con eso?
-Siento que nos respetan y que nos quieren, eso está bueno. Cualquier persona que se sienta respetada y querida tiene una de las cosas más hermosas que pueden pasar. A este espacio le pasa eso. También me pone muy feliz lo que le sucede al rock platense, hoy en día el rock de la ciudad es federal. El país lo escucha. Eso me pone más feliz que el lugar.

-¿Y cómo empezó la radio?
-Hace mucho tiempo teníamos la idea de buscar otro espacio de difusión. Creemos que el bar es muy pequeño ante la gran cantidad de material que hay para difundir. No todas las bandas pueden tocar acá, tratamos de que toquen todos pero el lugar directamente es chico por la cantidad de bandas. ¿Cuál sería otro espacio que podríamos generar para difundir música independiente? La radio, empezamos dos años por Internet y transmitíamos los shows hasta el día de la primavera, el 21 de septiembre del año pasado que pusieron la antena y la frecuencia. Después empezaron algunos programas, tenemos solamente programas de rock. No nos interesa otra cosa que no sea rock o que tenga que ver con la música, ni deportes, política menos, nada. Solamente música. Y ahí vamos, vamos bastante bien. Hemos logrado tener nuestra propia página que se está trabajando mucho. Hay gente que escribe, se están cubriendo muchos recitales y nos están invitando a muchos eventos.

-Además llevar Pura Vida a todos lados, más allá de La Plata.
-Se pueden ver fotos, videos, se puede escuchar un montón de material que grabamos acá.

-Algunos melómanos tienen una visión más romántica del pasado, otros creen que lo mejor es el presente, otros esperan el futuro ¿Vos?
-Yo lo veo bien siempre. Es como ser la maestra del jardín -risas- nosotros los vimos a todos acá. Nos encanta que las bandas crezcan. Y las que estuvieron antes y ahora son mejores o ya no están, es pasar el álbum de fotos. Está bueno lo que está pasando y está bueno lo que pasó. No es por quedar bien con nadie.

-Todo es diferente más allá de las valorizaciones, todo momento es diferente ¿No? Hoy las bandas pueden grabar más, tienen Internet, más herramientas ¿Cómo lo ves? ¿Pensás que tendría que haber algún filtro?
-No, lo veo maravilloso. Para mí es algo espectacular. Imagináte, yo vivía en un pueblo, cada un año me iba a Mar Del Plata y me traía 3 CDs que me duraban un año. Lo pasábamos de un lugar al otro. Hoy el que no escucha música es porque no quiere. Te ponés a buscar y encontrás todo. Que el tipo pueda grabar en su casa es maravilloso y que saque uno o dos discos por año, que grabe temas, que tenga su página a mí me parece bárbaro. Me encanta y no tiene que tener ningún tipo de filtro.

-¿Y cómo es eso en Pura Vida? ¿Hay una selección?
- No, no, eso es del fútbol. Nosotros hacemos Rock And Roll, acá no hay ninguna selección de nada. Siempre intentamos darle prioridad a las bandas de los más jóvenes que empiezan. Es fundamental para nosotros tener 15 o 20 bandas nuevas por año, si no el proyecto no está logrado.

-¿Y vos qué escuchás?
- Todo rock independiente. Ya no escucho música en mi casa, estoy en la radio o estoy acá. También mi música es la charla con los tipos, los nuevos discos internacionales los escucho charlándolos. Siempre estoy hablando de eso, me lleva todo el día. Esto y mi familia, no tengo mucho tiempo ni interés de escuchar otras cosas. Mi mujer trabajaba acá hasta que estuvo embarazada, después me acuerdo que vino la gripe y no vino más. Se quedó en casa con los chicos. Pero Fidel siempre quiere venir y cuando es un lugar al aire libre los llevo.

-¿Qué lugar ocupa el silencio? ¿Sentís que en algún momento lo necesitás?
-No sé si es silencio, pero hace meses me gira la idea en la cabeza de que quiero armar un estudio acústico para la radio, para que toquen con público. Ese es uno de los proyectos, no quiero silencio en mi vida. Ayer tocó Loquero acústico y me partió la cabeza o cuando viene el Chango -Santiago Motorizado, El Mató a un Policía Motorizado-. Ya me viene dando vueltas en la cabeza. El silencio en mi vida no ocupa nada, como mucho un acústico -risas-.

-¿Cómo ves Pura Vida en el futuro? ¿Qué te gustaría?
-Me gustaría que siga existiendo y que el Estado acompañe. No importa el color, porque ahora es todo color ¿viste? -risas- Lo que importa es no sólo con este lugar sino con todos los espacios de arte en la ciudad. Yo veo dentro de 10 o 15 años una banda de chicos de 16 años que está debutando acá. Eso veo y con eso ya me basta.
Ph. Marina Villanueva
Entrevista publicada en vamos* portal de cultura de la Municipalidad de La Plata, 2015.

No hay comentarios: