Las Armas Bs. As. en 5 canciones

Ph. Manu Cascallar
Celebramos el día del trabajador. Agridulce, porque celebramos los desafíos de hacer, pero por el otro tenemos que ganar nuestra existencia a través de papelitos porque en algún momento a alguien se le ocurrió. No vamos a hablar de eso. Vamos a hablar de algo mejor y que se encuentra a un click de distancia. Hoy Las Armas Bs. As. lanzó su segundo disco, El camino no elegido. Ya se puede escuchar a través de todas las plataformas digitales y hoy, Míster elige 5 canciones para escuchar.  El 5 de mayo hay fiesta en Rey Lagarto -Calle 45 entre 8 y 9, La Plata-. Está de más decir que si andan cerca no se lo pueden perder ¿No? 


SOBRE EL CAMINO NO ELEGIDO
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
yo tomé el menos transitado,
y eso hizo toda la diferencia

Robert Frost.

El segundo disco de Las Armas Bs.As. no se llama “Volúmen II”, pero en cierto modo gira alrededor de ese número. Está atravesado del mismo modo que el “Uno” (el único, el gran espíritu, la soledad del camino y la llanura) sobrevolaba “Volumen I”. Aquí la ruta finalmente desemboca en la ciudad. Con el número dos nace la pena, dijo un poeta. Y el conflicto. Ya sea desde la contradicción o la ambivalencia, como el mismo título- extraído de un célebre poema- donde el camino no elegido contiene indefectiblemente el camino tomado. Todo camino puede andar, cantaba Luis. A veces con orgullo, otras con pesar. El número dos está presente en la dualidad de cada verso, en el anhelo de un otro, en el enfrentamiento ideológico o en el modelo binario sexual de un orden ya obsoleto del que cuesta escapar. Un álbum lleno de contradicciones pero que planta bandera, poblado de preguntas y que -sin embargo- halla a través de narradores diversos algunos indicios de luz sobre el final. Aunque la respuesta, amigos, esté soplando en el número tres. O quizá no y solo haya una nueva pregunta. 

Ahora sí, Míster nos cuenta Las Armas Bs. As. en 5 canciones

LA POLICÍA EMOCIONAL
Además de uno de los temás fundacionales de Las Armas, es una suerte de declaración. Y me remitiré un poco a Artaud, con aquello de “la vida es arder en preguntas.” Quizá el rock&roll no dé respuestas y efectivamente “la rosa es sin porqué”. Aquí la rosa tiene pétalos incendiados y llueven imágenes de desmesura en plan rhythm & blues.


TONADA AZUL PARA PERROS NEGROS
En algún momento surgió ese título para disco. “Blue songs for black dogs”. No es más que un blues de campos de algodón tocado con diddley bow, voces y palmas, sin letra y que precede uno de los motivos de La Policía Emocional.


LA HABITACIÓN
Siento que como los pintores, hay series de canciones que repiten paletas de colores. Líricamente, este tema contiene una voz narrativa oscura, sexual y entreverada como Malasia. Pero el groove oscila entre el soul y el pop. La voz toma un registro inédito en Las Armas, lo cual también lo vuelve más atractivo para mí. Ninguna banda de rock&roll que se precie de tal esquiva las melodías.



BLUES DEL CALCHAQUÍ
Cuando la grabamos pasó lo que tenía que pasar. En la toma caliente, pero también cuando grabé las voces e inclusive cuando improvisé el solo. Podría ser solo un blues y eso no es poca cosa. Hay una respiración ahí que ocupa el vacío del cual nació el tema. Dudo que deje de doler algún día.



LA MOTO
Es una balada oldie en plan crooner con una sonoridad más contemporánea. Alguien sugirió que trataba de un motociclista de los años 50 rescatando a una prostituta. No sé muy bien, pero hay algo en el narrador que responde a un orden ya vetusto. Por un lado representa buenas intenciones en su caballerosidad. Pero a la vez expresa un poder heoroico y una mirada binaria que el relato del disco discute con más preguntas que respuestas iluminadas.


No hay comentarios: