Más allá de la edad

Joyce Carpati en Advanced Style
Cuando estaba en el colegio leí que en el fondo de su casa tenía una oficina sólo para ella. Decía que todas las mañanas se levantaba temprano, se vestía, se maquillaba, se ponía sus zapatos de taco y se sentaba a escribir. Yo me imaginaba haciendo lo mismo, excepto que el tiempo me demostró que como freelance trabajo en short, remera de bandas y ojotas. Lo siento si no cumplo, prometo mejorar. Igual no soy Isabel Allende. Todavía. 

En El Imperio de lo efímero: la moda y su destino en las sociedades modernas, Gilles Lipovetsky explica cómo el consumo y el mercado reemplazaron a los más experimentados para centrar su target en la juventud -entre otras cosas, claro-. Por supuesto, este desplazamiento tuvo como consecuencia progresiva la valoración cultural en exceso de cierto período en nuestras vidas -entre otras cosas, claro-. Cánones inalcanzables porque uno puede saber más o menos cosas, pesar un poco más o un poco menos, pero nunca puede ser más joven lo que es. Como dice Isabel Allende en la charla de TED, la sociedad decide cuándo somos viejos aún si empezamos a envejecer desde el momento en el que nacemos. Desde la biología inclusive, existen más o menos procesos anabólicos y catabólicos en los organismos, pero lo simbólico va más allá. Todo período de la vida de un ser humano es valioso y me siento como una idiota explicitando esto pero veo todos los días que muchos todavía no se dieron cuenta. Es mucho más complejo y relativo, lo sé y tampoco se cambia porque haga un post en el blog. Igual, algo es algo. 

El título de la charla TED de Isabel Allende, Cómo vivir con pasión, más allá de la edad. Me parece que corresponde más a una necesidad marketinera que filosófica y parece más de autoayuda que de otra cosa pero está muy buena. Más allá de que Isabel Allende nos refriegue que conoce a Antonio Banderas o al Dalai Lama -merecido btw-, son ocho minutos realmente valiosos. La edad no siempre coincide como sinónimo de sabiduría pero cuando lo hace es hermoso. Cada vez que veo una de estas charlas, o inclusive mi amado Advanced Style -el documental que muestra más o menos todo lo que quiero ser cuando sea grande-, siento que tengo algo de ventaja para cuando llegue el momento. Pero más que ventaja es inspiración y otro recordatorio constante de que el ser humano no racionalizó el tiempo por siglos para, simplemente, desperdiciarlo más allá de la edad.  


No hay comentarios: