La entrevista a Marky Ramone*

Una leyenda punk aparece en el lobby de un hotel cool de Palermo. Camina despacio y precavido. No combina con las computadoras mac, con los veinteañeros hipsters de anteojos grandes, ni con el menú que ofrece platos rústicos con nombres poéticos. Está usando una remera de Alí, unos jeans y tiene el pelo como siempre. Sí, el corte Ramón, es un Ramone.


The Ramones lideró la primera ola punk en Nueva York y en la actualidad Marky Ramone es uno de los músicos a la cabeza de la perpetuación del género. Porque se ocupa de eso, de llevar el punk rock original al resto del mundo. Pisa escenarios argentinos con frecuencia: “Vengo una vez al año o cada ocho meses más o menos. Hago shows por todos lados. Vamos a abrir un estudio de grabación con salas de ensayo en La Plata. Mi guitarrista Crazy Joe -Marcelo Gallo- lo va a hacer. Yo me voy a asegurar de que el equipo sea realmente bueno para que las bandas jóvenes que no pueden pagar grandes estudios graben a un precio razonable. Es importante que tengan un gran sonido”. Cuando no está de gira ensaya, anda en bicicleta y esas cosas que hacen todos los demás, y cuando está de gira no varía demasiado: “En Argentina me gusta estar con mis amigos, ver a mis fans ¿Sabés qué me encanta? Los grafittis, esas obras de arte en las paredes de los artistas urbanos locales. También me gusta ver a las chicas lindas -risas-. Y toda la libertad. Acá uno se siente libre, que tiene una buena camaradería con la gente. Me encanta eso”.


¿Qué es el Punk hoy en día para vos?
No cambió nada. Los políticos siguen siendo los mismos, las guerras siguen, hay desempleo, todavía hay cosas por las que reaccionar. El Punk Rock líricamente sigue siendo lo mismo. Las bandas nuevas y de hace veinte años siguen teniendo una influencia fuerte de The Ramones, The Clash y The Sex Pistols. De ahí salen la nueva música punk y cuando mirás hacia atrás lo único diferente es que tenemos celulares y computadoras. En los ‘70 no los teníamos nada de eso, teníamos que trabajar mucho para comunicarnos y grabar. Hay muchas cosas buenas ahora y ojalá sigan cambiando en pos de un mundo mejor.

¿Cómo mantenés tu espíritu punk?
Soy de Brooklyn, New York, así -risas-.

Además de tocar en Buenos Aires y La Plata girás por lugares no particularmente conocidos por ser muy rockeros…
Si no son, lo serán después de que toque ahí…-risas-. Hay que ir por todos lados porque no todos pueden venir hacia vos. Tenés que ir a verlos, entonces te ven y les empieza a gustar la música. Quiero ir a lugares en donde nunca estuve. Fui a China, a Corea, a Vietnam, fui a Rusia tres veces y fue increíble. Les encanta esta música, es verdaderamente sorprendente. No importa de dónde sean o lo que sea, mientras escuchen y lo disfruten.

¿Y vos qué música escuchás?
Tengo un programa de radio en USA así que me aseguro de escuchar todo lo nuevo. Me gusta mucho el Blues, el Jazz, cosas así. No podés encasillarte en un solo género, te tiene que gustar todo sino te saturás. Hay que tener una mente abierta para la música.

¿Te gusta leer? ¿Qué lees?
Acabo de leer un libro genial de Andrew Loog Oldham sobre los Rolling Stones.

Y también estás escribiendo…
Sí, estoy escribiendo mi libro que saldrá el 15 de enero del 2015. Es un libro escrito por un Ramone, no un familiar, no una esposa, un Ramone. Es la historia de mi vida. Leí todos los demás libros que hablaban sobre The Ramones y me di cuenta cuáles habían sido exagerados o llenos de mierda, así que tomé eso y conté la verdad. Hay muchísimas historias alrededor de The Ramones, exageraciones, así que yo voy a contar lo que de verdad sucedió.

¿Cuál es la pregunta más bizarra que te hicieron durante una entrevista?
Si Joey, Johnny, Dee Dee y yo nacimos juntos. Mucha gente sigue creyendo que somos hermanos, pero no lo somos. Dee Dee obtuvo el nombre de Paul McCartney. Él pensó que llamarse Paul Ramone era exótico, muy sexy, así que lo usó durante un tiempo y obviamente le hicimos caso.

Hablando de  Ramone y McCartney ¿Qué pensás que transforma a alguien en una leyenda?
Ser humilde, tratar a los demás con respeto y ser muy bueno en lo que hacés. Lleva mucho trabajo, mucha práctica y desarrollar tu estilo.

Transformarse en una leyenda a veces también implica vender más remeras que discos. Los Ramones no zafaron, pero eso a Marky no le importa: “Una vez que se compran la remera algunos quizá les de curiosidad y se pregunten: “¿Cómo sonarán estos tipos?” y escucharán los discos. Igual, prefiero ver una remera de The Ramones antes que ver una remera de cualquier otra banda”.

(*) Ya no está más online así que la comparto por acá. Entrevista publicada en Long Play, 2014. Gracias infinitas a Seba Pardo y Marcelo Gallo.