Iris: Lo bonito y lo interesante

"Nunca me sentí bonita. No me siento bonita ahora. No soy una persona bonita. No me gusta lo bonito. Así que no me siento mal y creo que funcionó bien porque vi que, por ejemplo, todas las chicas que conozco que eran bonitas y se las arreglaban por su físico, con el tiempo cuando se desvanecía eso...no eran nada. Y estaban muy, muy defraudadas. Cuando sos alguien como yo, para moverte y sentirte atractiva, tenés que desarrollar algo, tenés que aprender algo y tenés que hacer algo. Así te volvés un poco más interesante y cuando te hacés viejo te arreglás con eso. En todo caso, no me gusta lo bonito. La mayoría del mundo no concuerda conmigo, pero no me importa"  Iris Apfel.

El sábado vi Iris, el documental sobre Iris Apfel, icono de estilo cuyo gusto es superado sólo por su autenticidad y desafío ante un mercado que cada vez las quiere más jóvenes.  En el 2015 mostró algunos de sus outfits esculturales en el Museo Metropolitano de Arte titulado Rara Avis (Rare Bird): The Irreverent Iris Apfel y, si bien no contó con mucha inversión publicitaria, -aunque no sé si es taaaan necesario, hola, el Met- la convocatoria fue súper exitosa y ella trascendió como palabra mayor masiva en el mundo de la moda. Si bien en el ambiente ya se hablaba de ella, era más conocida como diseñadora de interiores, participó de grandes proyectos como la restauración de la Casa Blanca para Clinton, Reagan, Carter, Ford, Nixon, Johnson, Kennedy, Eisenhower y Truman. Hoy, a los 94 años, sigue haciendo lo que le gusta y básicamente lo que quiere. Iris está en Netflix y es súper recomendable. Plus, la relación que tiene con su esposo es sumamente hermosa. No sólo por ver cómo el amor perdura sino porque en el fondo siguen siendo chicos. Si les gustan las historias preciosas, inspiradoras, creativas y con mucho estilo, miren que les va a encantar. También pueden seguirla en instagram @iris.apfel 

No hay comentarios: