Por qué no juego Pokemon Go


Primero quiero aclarar que no creo que la gente que sí se enganchó con Pokemon Go sea estúpida o inmadura ni que siga las tendencias mundiales sin criterio propio. Entiendo que si a tantas personas les gusta debe ser por algo y que es una buena forma de ejercicio ante un problema evidente de sedentarismo. Cada uno elige pasar su tiempo libre como quiere y eso no significa ni mayor ni menor capacidad intelectual, inteligencia emocional ni mejor ni peor manejo general en la vida. Para los que todavía no saben de qué se trata, Pokemon Go es un videojuego en realidad aumentada. Esto quiere decir que a los elementos de la realidad tangible, se le suman elementos virtuales, por lo que es posible ver un Pokemon en una parada de bondi a través del celular. La gracia del juego es capturarlos y entrenarlos según uno vaya recorriendo las calles de la ciudad y hacer otras cosas como combatir y extras. Pokemon Go es un fenómeno mundial y aparentemente casi todo el mundo lo juega -creo que conozco a una sola persona que lo hace pero dicen que casi todo el mundo-  y algunos lo señalan como un experimento para estudiar el comportamiento humano y desarrollar inteligencia artificial -Nantic Inc. comenzó como una startup de Google y supuestamente se hizo independiente en 2015 pero andásaber-. Obviamente de esto no sé nada y es re hablemos sin saber pero paranoiquear es divertido. Una vez dicho esto, les cuento por qué no pienso instalar Pokemon Go.

Nunca fue mi dibujito favoritoAdmito que los pokemones son adorables, hacen ruidos graciosos y la tortuga Vamo a Calmano es tremendamente simpática pero mucho más que eso para mí no hay. De Pokemon me gustaba cuando aparecía Jigglypuff, cantaba, todos se quedaban dormidos y les rayaba la cara. Prefería Sailor Moon, Jem, el Detective Conan, Angela Anaconda, Ginger, Dragon Ball, Escalofríos, Lizzie Mcguire y Despistados -esos últimos no eran dibujitos pero igual-.

Soy bastante paranoica. En la calle ando con un MP4 -de esos que no se hacen más- porque no quiero escuchar música con el celu para no sacarlo -porque cambio de canción todo el tiempo- menos voy a ir cazando pokemones. Cuando estoy con alguien y responde un mensaje en plena vereda, lo quedo mirando como: "¡¿Qué hacés?!" sea en Buenos Aires, La Plata o Comodoro. No porque pase nada, por pura paranoia. Igual nunca me robaron, perdí, ni rompí el celular y ojalá nunca pase, pero quizás tenga que ver con el extremo cuidado que tengo -y bastante suerte también-.

Mi celu no se la banca. La semana pasada fui a un negocio de celulares a comprar una tarjeta de memoria, porque las apps cada vez ocupan más espacio y tengo que bajar las fotos todo el tiempo. Estaba muy contenta pensando que también quizás podía tener nuevas cosas y boludeces. Pagué y le pedí a la chica que me ayudara porque no encontraba el lugar para la memoria. No tenía. Me devolvieron la plata pero fue triste y gracioso a la vez.

Es una distracción. Ya sé, ya sé, los juegos están pensados para la recreación. Esto significa distraerse de los quehaceres cotidianos y de las actividades que nos queman la cabeza. Tengo prohibido los Sims porque soy capaz de pasarme un día entero jugando sin levantar la vista, desinstalé el de los Simpsons en el celu porque era lo primero que hacía a la mañana, me llego a enganchar con un videojuego no trabajo nunca más. Para distraerme actualizo el blog, leo, miro alguna peli o serie, salgo a tomar una birra, miro videos, o avanzo con el Master online -vas desbloqueando las unidades como si fuera un videojuego pero de Marketing-. Realmente quiero que mi tiempo valga y que las horas no se me vayan persiguiendo un Pikachu.

3 comentarios:

edu dijo...

Esta bien, hay que hacerle caso al superyo que dice que hay que aprovechar el tiempo... Pero que lindo perder una tarde armandole una casita a los Sims

Flor Nieto dijo...

Es un post de autoconvencimiento creo, me encantaría perder varias tardes armándoles casitas a los Sims. Y después jugar varias tardes más.

Marquitos dijo...

A diferencia de...supongamos del whatsapp..ups, hay diferencia?
Coincido con vos con respecto a eso de que no hace una diferencia de inteligencia adoptar la app o no (juego) pero también lo dijo alguien que entendió algunas otras cosas “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.” Einstein.

De todas maneras uno se entretiene a su manera... y ahí radica lo bueno. En aceptarse