Salir del barro


Hay barro en el mar, en las calles, en las casas, en las botas, en los pantalones, en los televisores, en los autos. Hay barro por todos lados. La ciudad no estaba lista, fue un desastre. Algunos dicen que lo peor ya pasó, otros alertan por un nuevo temporal el jueves y el viernes. Algunos perdieron todo. Otros solo tuvimos un par de goteras y la imposibilidad de salir de casa por algunos días. Algunos manoteaban pañales, lavandina y fideos de las góndolas para donar. Otros entorpecían las filas de La Anónima por un par de botellas de vino. La organización fue espontánea, grupos de WhatsApp, de Facebook, grupos de 4X4 recorriendo caminos para llevar a los doctores al hospital y leña a quien lo necesitara. La organización fue espontánea porque si no nos cuidamos entre nosotros, no nos cuida nadie. Acá y allá. Amor, empatía, colaboración, solidaridad, respeto. La única forma de salir del barro. 
Buscá tu centro más cercano -o el más lejano- y colaborá

No hay comentarios: