Rock-à-porter: El estilo de Alex Turner


Hace un par de años tenía una columna en UltraBrit. Se llamaba Rock-à-porter y abarcaba el estilo de músicos icónicos. Hoy quiero empezar a revivirla para que quede en algún lugar de Internet. Así que una vez por semana iré republicando para honrar la nostalgia de cuando me sentaba en mi habitación de muñecas de La Plata con mi Vaio a googlear outfits de famosos.


Cuando Alex Turner tenía 19 años fue nombrado por el New Musical Express, literalmente, como el hombre más cool del planeta. Así de simple, cortito, conciso y tajante. Aunque al músico oriundo de High Green no le hizo mucha gracia ese título y lo rechazó efusivamente, sí se reforzó una idea que ya se comentaba alrededor del mundo, el frontman de los Arctic Monkeys poseía otra manera de exteriorizar su mundo interno de una manera icónica -además de la música, claro-. Estilo le dicen, y resulta que Alex Turner tiene mucho. Del effortless cool de las chombas Fred Perry o Lacoste al perfect fit de sus trajes de diseñador. Del despeinado al jopo hiper recontra engominado. Del mod al grunge al rockabilly chic. De pibe de barrio al James Dean británico medio dandi, el estilo de Alex Turner cambió progresivamente desde Whatever People say I am, That’s what I’m not (2006) a AM (2013). 
Los outfits actuales de Alex Turner no se caracterizan por sus componentes extravagantes ni ostentosos ni por grandes logos, sino por sus líneas elegantemente casuales y entalladas a la perfección. Infaltables camperas de cuero, remeras de colores neutros, zapatillas, botas, borcegos, mocasines y zapatos negros, blazers, chupines, camisas, aviadores y, por supuesto, grandes cantidades de gel. La clave de su estilo son piezas sobrias que parecen hechas a medida, simples pero elegantes y, finalmente, una mixtura sutil entre prendas vintage y célebres marcas. También, en adoptar tendencias sin perder el charme. 
Para las fotos de GQ, los outfits de Alex se complejizan en telas y patrones pero continúan con las líneas clásicas y los colores neutros. Pantalones sastre, mocasines con medias blancas y cadenas plateadas en detalle y armonía. La elegancia de estos looks reside en la calidad de las telas y la precisión con la que se combinaron estampados cargados con prendas lisas y la coherencia cromática de la composición del vestuario. 
Como un Déja Vu fresco, simple pero estridente, en constante evolución. Como su música, el estilo de Alex Turner no tiene fecha de vencimiento. Ni anticuado ni vanguardista, atemporal. Pero además, excede los géneros y puede ser perfectamente aplicado a la figura femenina. Líneas simples y un respeto exacerbado hacia las estructuras y proporciones. Como la tendencia slow fashion, la elección inteligente de prendas clásicas y de calidad. A la hora de combinar las prendas diarias, no es ningún secreto que Alex se inspira en su admirado Richard Hawley. Nosotros, a partir de Rock-à-porter, podemos inspirarnos en él.

No hay comentarios: