Pedro Pastor & Suso Sudón en C'Est La Vie


Conocí a Pedro Pastor por mi hermano. En La Plata ponía su música en los almuerzos y en Comodoro antes de cada asado. Este verano, mis hermanos tocaron Viva la libertad en el patio, bajo los árboles. La prepararon para canto, para tocar en Croacia, Italia o Berlín. Me encanta la poesía del rap español, existe un componente etéreo pero punzante y mágico pero terrenal. Así que cuando me invitaron no dudé en ir con ellos, pero ir para escribir algo, para contarles qué vi.  

El miércoles 7 de febrero Pedro Pastor y Suso Sudón se presentaron en La Plata. Fue en C'Est La Vie -55 entre 17 y 18-. Las entradas estaban en venta en La Disquería y se agotaron casi en seguida. Pedro caminaba entre las mesas, con babuchas holgadísimas, cantando y estirando sus brazos hacia la luna. El show todavía no comenzaba y jamás sabremos si lo hacía para calentar o porque sí. Ambas razones válidas.
"Pedro Pastor es música de autor, es viaje, camino y mestizaje. Letras de rebeldía, amor, cambio y aprendizaje. Ritmos desde el rap, funk, lo latino, desde la canción de autor. A veces solo con la guitarra, otras veces con la banda. Descubrirlo es infinitamente mejor que las palabras. Mucha luz" dice Facebook de Pedro Pastor. "Suso Sudón es poeta de nacimiento y licenciado en Arte Dramático. Salmantino, afincado en Madrid y en constante movimiento para hacer llegar sus palabras a todas las esquinas de la península. "Silencio y rocanrol" es su sexto y último poemario, todos ellos autoeditados. No es un antisistema, simplemente está a favor de la naturaleza" dice Facebook de Suso Sudón. "No sobrevivirán los poetas pero sobrevivirá la poesía. Los poetas hemos nacido para no existir. Soy Pedro Pastor. Soy Suso Sudón. Somos Pedro Pastor y Suso Sudón" dicen al subirse al escenario. A continuación, un happening extraordinario entre artistas españoles y gente de todos lados -porque C'Est La Vie más que de América Latina es del universo-. Sentados en el piso, con los pies descalzos, entre vasos de cerveza y campari. Cada rincón de C'Est La Vie dice algo, y en el escenario se dice todavía más. La performance, la intervención, el concierto. Una celebración tan sensible como íntima. Un diálogo orgánico del escenario al público y del público al escenario. Lo dejaron bien claro, están ahí porque les gusta. Están ahí para hacer sentir. 
Combinaron música y poesía. Charlaron entre ellos, para ellos, con el público, para el público. Leyeron un texto de Santiago Maldonado, cantaron una de León Gieco. "El verdadero arte es el que no te deja ileso" dice Edgardo Giménez. Nadie salió ileso, solo esperanzado de que en el mundo exista tanta gente que siente lo mismo y comparte. 

No hay comentarios: