La entrevista a Coti Sorokin


Coti Sorokin es uno de los autores más codiciados de la Industria Musical latina. Escribe canciones que escalan rápidamente los charts y se transforman en himnos. Trabajó con Enrique Iglesias, Paulina Rubio, Julieta Venegas, Diego Torres, Natalia Oreiro, Chano y muchísimos más. Podría haberse dedicado solo a fabricar hits y a esperar cheques pero no, construyó su propia carrera. Coti se destaca como uno de los músicos-compositores más aclamados de la escena hispana y el 18 de mayo toca en Comodoro. 

Entrevisté a Coti para Dom, salió con el diario del domingo. La pasé muy bien y charlamos un montón. Quiero compartirles un fragmento. 

Hace décadas que se dice que el rock murió ¿Qué pensás al respecto? 
Yo creo que no. En todo caso creo que está mutando como cualquier ser vivo que tiene que adaptarse y transformarse para sobrevivir. Creo que el rock está viviendo algo similar. Creo que el panorama musical no está pasando por su mejor momento. Sobre todo por un furor de los últimos años, un poco frívolo. Esto se dijo hasta cuando salieron los Beatles así que no me escucho muy bien diciéndolo -risas-. Pero sí es cierto que no estamos en el mejor momento. Creo que con la demanda, lo que quiere la gente, o lo que la gente necesita, mezclado con lo que las grandes compañías discográficas ofrecen se está creando como un caldo medio frívolo musicalmente. Entonces quizás se ve demasiado artista que no es artista, músico que no es músico, compositor que no es compositor, cantante que no es cantante. Llevado más por ansias de fama que por una motivación artística, sino más cortoplacista, más instantáneo. Creo que hoy como nunca, si bien siempre existieron los éxitos del momento, de moda, marketing y ese tipo de cosas. Creo que ahora, el espacio que ocupa todo este mundo de moda, frívolo e instantáneo es mayor a otras décadas. 

Desde tus inicios sos visionario ¿Hacia dónde va la tendencia musical? 
Nunca me lo dijeron, gracias -risas-. Pero...a ver, hacer canciones que trasciendan no quiere decir que sea adivino -risas-. Siempre tengo una visión optimista acerca de todo. Lo que te digo es una sensación pero también reconozco que hay un montón de cosas alucinantes dando vueltas. Hay expresiones magníficas, hay chicos jóvenes con una cabeza y con una destreza musical increíble. Es el presente y es el futuro. No soy pesimista, creo que estamos en un momento difícil para las bandas nuevas sobre todo. Yo no me quejo porque tengo un lugar, me siento muy orgulloso de eso, trabajo un montón y toco un montón. Sí reconozco que para los chicos que están empezando es un momento muy muy muy complicado. Aunque pareciera que está todo muy democratizado por las redes, es falso. Es una sensación que no es real, que no se traduce en realidad. Los chicos que tienen sus bandas nuevas, no pueden subsistir de lo que hacen. Eso genera frustración, genera que se tengan que dedicar a otras cosas, genera que tienen que tener otros trabajos o estudiar otras carreras y muchas cuestiones que terminan socavando las expresiones musicales y los proyectos de los chicos más jóvenes. Yo tengo fe en que se acomodará, como se acomodará nuestro país. Al final tiene mucho que ver con el momento socioeconómico y cultural que vivimos. Hay muchas cosas que tienen que mejorar, que están muy mal. Lo primero que se ve resentido es la cultura, las expresiones artísticas, porque la gente lo deja como última necesidad. Tiene que estar ocupada en sus primeras necesidades: comer, mandar al chico al colegio, la salud, pagar las cuentas y evidentemente, en lo último que piensa es en comprar una entrada para ir a un concierto. Si al año la gente compraba 10 entradas, ahora compra 1.

No hay comentarios: