Los beneficios de cursar online


Hace casi un mes empecé a cursar online el Master en Marketing Digital Business en el Instituto Internacional Español de Marketing Digital. Es una experiencia totalmente nueva y estoy muy copada. No sólo por lo que estoy aprendiendo, mejorando y re-pensando mi trabajo sino por poder hacer las cosas a mi ritmo. Por ejemplo, un miércoles a la noche terminé mi primer cuestionario, notifiqué a mi tutora y el jueves a la mañana ya podía avanzar con la segunda unidad. O recién, que acabo de completar el segundo después del horario de oficina y espero para ver si mañana comienzo con la próxima unidad o tengo que corregir algo. Así es, se pasa como videojuego, solo que al final en vez de lograr reventar a todo el mundo con una metralleta en el GTA tenés un Master.
Igual después les cuento cómo me fue, soy nueva en esto y capaz ahora me hago la canchera y después me quiero matar pero, como el disco de Megadeth, so far so good. ¿Cómo sucedió? Hace un mes, el Instituto Internacional de Marketing Digital me propuso hacer un intercambio y accedí. Un post en el blog por una beca completa y aquí estamos. Me vino muy bien porque estaba pensando en hacer algo así. Trabajé y trabajo en el campo, fui a seminarios, congresos, festivales de publicidad, tuve materias en la facu -tiene que ver con la Licenciatura en Comunicación-, pero quería un título de algo que lo avalara y aprender en base a un programa. Me encontró y es genial poner en práctica de inmediato lo que aprendo, repensar y mejorar en lo que hago. Ahora, les cuento qué beneficios encontré cursando online.
  • Elegís cuándo estudiar. Como dije antes, envié el cuestionario un miércoles a la noche y empecé a dedicarle horas los domingos en la cama y un ratito antes de irme a dormir si no tengo algún otro deadline ni actualizo el blog. Cursar online te permite elegir tus propios horarios y días como más te convenga, no tenés que viajar a ningún lugar ni volver a tu casa cuando oscurece. 
  •  Avanzás a tu ritmo. Las unidades están pensadas como semanales, pero podés tardar lo que necesites. Lo que me copó del IIEMD es que la beca es ilimitada, puedo tardar 8 años que no pasa nada. Aunque quiero terminar en máximo un año. Debo decir que por el tema laboral, las unidades me llevan dos semanas, no una pero bueno...va. 
  • Ni siquiera tenés que vestirte. Siempre que puedo trabajar desde casa elijo hacerlo. Simplemente porque no pierdo tiempo en vestirme ni maquillarme, puedo desayunar frente a la computadora y adelantar más trabajo, ser más eficiente con menos distracciones. Claro que esto no es del todo sano así que ir a la oficina de hecho es bueno para mí -porque después me encierro los fines de semana-. La cosa es que cursar en pijama tiene su encanto y les juro que soy re sociable y simpática. 
  • Podés pausar, adelantar o ver de nuevo. ¿Cuántas veces nos perdimos tomar apuntes de lo que dijo un profe? ¿Cuántas veces grabamos una clase y después nunca la escuchamos? Cursar online permite pausar y rebobinar -qué palabra vieja- si no se entendió algo o no alcanzaste a copiar. Por ejemplo, con esa letra que le daría a un grafólogo mucho que hablar, tomo apuntes y me gusta escribir todo, por poder pausar de hecho puedo hacerlo. Mi nerd interna está muy contenta. 
No todo es lindo. Si no sos constante o tenés mucho que hacer puede costar, los tutores por lo general son rápidos pero a veces no inmediatos, tampoco tenés compañeros ni conocés a nadie nuevo -aunque es genial enriquecerse del pensamiento ajeno, la parte de estar sola no me molesta-. Beneficios y desventajas hay en todo, lo importante es tener variedad para elegir cómo queremos aprender y que los tiempos no se transformen en excusas para seguir mejorando en lo que más nos gusta. Igual, más tarde les cuento porque so far so good pero falta un largo trecho.  

No hay comentarios